martes, 24 de mayo de 2011

PRINCIPIO DE CAUSA Y EFECTO


Se nos ha dicho repetidamente que somos co-creadores con Dios, lo cual es real y nos capacita para crear libremente o sea a Su imagen y semejanza, o no. De todas formas estas creaciones son nuestros hijos y por lo tanto debemos responsabilizarnos de ellos. Para crear usamos energía y ponemos en acción algo que llamamos causa y que siempre traerá una reacción llamada efecto.

Si esa Causa es positiva (de bien) traerá efectos positivos y en la unidad de toda vida esto actúa sobre nosotros y lo que nos rodea, por lo tanto somos responsables absolutos de cuanto haya de agradable o lo contrario en nuestras vidas, entornos, y planeta. Es la explicación de lo que enuncio el Amado Jesús hace más de 2000 años: " Lo que sembréis, cosecharais."

Veamos la mente como un motor. Los pensamientos como fuerza o energía generada por la mente. Esta energía sale de nuestra mente en vibraciones, en ondas que por obra de la Principio de Ritmo regresa a nosotros trayéndonos el futuro que merecemos, pues los pensamientos son cosas (Principio de Mentalismo), tienen forma, sonido y color. Es una acumulación de energía que apoyadas por el sentimiento son lanzados hacia el objetivo como una bendición o lo contrario, y continúa recorriendo la atmósfera unificándose a lo similar que allí encuentra (Principio de Vibración) y retornan a su emisor dentro de días, meses, años o en futuras encarnaciones, trayendo los efectos de tal generación. Es decir, si piensas bien de algo o alguien, si haces un bien, si hablas bien de alguien ese pensamiento, ese acto o palabra salen para llevar bendición a esa vida y te regresan aumentando el bien que hiciste. Te ocurren cosas bellas, y no son casualidad, la casualidad no existe, existe la causalidad, porque son efectos de causas que pusiste en marcha consciente o no.

Cada momento eliges como deseas vivir tu presente y como deseas vivir tu futuro. Lo que haces, piensas o dices siempre pertenece a alguno de los dos polos: positivo o negativo, el mismo Principio de Polaridad lo fija en uno de ellos y el Principio de Causa y Efecto lo retorna intensificado en algún momento. No hay error, los Principios son inalterables, inequívocos e impersonales.

Si siembras discordias, recogerás discordias, si criticas, serás criticado; pero si siembras Amor, bondad, ayuda, tienes que recoger más amor, más bondad y más ayuda.

¿Como puede la humanidad continuar creyendo que pueden impunemente ser crueles, calumniadores, malhumorados, violentos, egoístas y esperar tener salud, amor, fortuna, felicidad y paz, es decir como desear todas las cosas buenas de la vida, si solo siembran cosas malas?

No siempre la cosecha se devuelve inmediatamente, el planeta tiene gran cantidad de deudas acumuladas y se desahoga por donde puede, a veces en terremotos, tempestades, etc., involucrando únicamente a los seres causantes de este cúmulo de energías negativas. A veces las personas a quienes hemos dañado en alguna forma desencarnan antes de que se haya podido saldar la cuenta con ellas, y tiene que haber una oportunidad para saldarla en el futuro, porque Dios es Infinita Misericordia y no deja a un hijo suyo sin darle la oportunidad de saldar sus deudas. Este es el porque de la Reencarnación, para dar oportunidad de pagar las deudas y para dar también oportunidad de cobrar el bien carnal y material que hayamos merecido y que no se puede cobrar en un plano inmaterial. Aquí encontramos explicación a los lazos familiares, etc., que no siempre son perfectos y no sabemos porque.

Dejemos claro, no existe la injusticia, todo lo que nos pasa en bien o en mal es nuestra causa, no echemos mas culpas porque así no creceremos.

La Ley del Amor es la Ley de Dios y actuará moviéndose en círculo hasta que nos determinemos a vivir de acuerdo a esa Bendita Ley Divina.

La Vida solo nos devuelve lo que le hemos dado.

Y he aquí la toma de conciencia de la importancia y bendición del maravilloso regalo del Amado Maestro Saint Germain: la Llama Violeta Transmutadora.

Somos creadores, dijimos al principio, y lo somos, por lo tanto así como creamos con error podemos re-crear con perfección. Toda creación generada sin Luz y degenerada podemos re-generarla (Principio de Generación).


Y es para esto que se nos ofrece una Energía Altamente Positiva, capaz de cambiar la calificación imperfecta (causas no luz) en perfección, evitándonos así el dolor del efecto retornante.

Esta energía es la Llama Violeta Transmutadora y Liberadora, Transmutadora por la capacidad de cambiar la vibración de la energía, liberadora porque nos hace libres de los errores del pasado, liberándonos de la necesidad de reencarnar o de vivir una vida sin alegría y paz.

En definitiva, si nos decidimos a vivir creando causas positivas, y transmutando las causas negativas, del pasado (recordando o no) tenemos a la mano, aquí y ahora el disfrutar de una mejor calidad de vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada